Chiller para cerveza, el principio básico detrás de los Chiller de mosto por inmersión es bastante simple. La tubería de cobre, por lo general alrededor de 25 a 50 pies de largo, se forma en una gran bobina. Cinco minutos antes de que termine el hervor, la bobina de cobre del enfriador de inmersión debe sumergirse en el mosto caliente.

Una vez que haya transcurrido completamente el tiempo de ebullición, la manguera de entrada debe estar bien conectada a un suministro de agua. La otra manguera debe dirigirse de manera segura a un desagüe donde no se mueva. Esto es especialmente importante ya que el agua que sale por la manguera estará muy caliente.

Una vez que esté configurado, abra el suministro de agua para proporcionar un flujo constante de agua fría para que corra a través de él. A medida que el agua fría corre a través de la tubería de cobre, el calor del mosto se transferirá a través de la tubería de cobre hacia el agua más fría que la atraviesa. En última instancia, esto hará que el mosto alcance la temperatura ambiente más rápidamente que un baño de hielo.

Elaborar tu propia cerveza puede ser un pasatiempo divertido y delicioso. Si ya ha hecho algunos lotes de cerveza casera, es posible que se pregunte cómo puede mejorar su juego y crear cervezas aún más distintivas. Si esta es la fase en la que se encuentra, le sugiero que considere el uso de un CHILLER de mosto por inmersión . Esta poderosa herramienta lo ayudará a administrar de manera efectiva uno de los pasos más críticos en el proceso de elaboración: el enfriamiento. Cuando aprenda a usar correctamente un enfriador de mosto por inmersión, estará bien encaminado para hacer una cerveza que sea constantemente cristalina y sabrosa.

Chiller para cerveza, estos son mis consejos sobre cómo puede usar un Chiller  por inmersión durante el proceso de elaboración casera.

Existen varios métodos populares para enfriar el mosto rápidamente y llevarlo a una temperatura adecuada para la fermentación. Algunas personas usan un simple baño de hielo, poniendo el mosto caliente en un balde o tina grande con agua helada. Aunque este método es simple y económico al principio, tiene varias desventajas.

La mayoría de las personas no tienen chiller de alta capacidad en su hogar, por lo que se ven obligadas a comprar bolsas de hielo en la tienda, que pueden acumularse muy rápidamente. Peor aún, el mosto puede tardar bastante en bajar de la ebullición a la temperatura adecuada para fermentar la levadura, lo que genera un alto riesgo de contaminacion.

Además, durante el método lento de enfriamiento, se pueden formar partículas en el líquido, haciendo que el mosto se vuelva turbio o incluso espeso. Un enfriador de inmersión es un método un poco más complejo para enfriar el mosto, pero proporciona más claridad y una alta calidad general en su producto final.