Los Chiller enfriados por aire se parecen a los «radiadores» que enfrían los motores de los automóviles. Utilizan un ventilador motorizado para forzar el aire a través de una rejilla de líneas de refrigerante. A menos que estén especialmente diseñados para condiciones ambientales elevadas, los condensadores enfriados por aire requieren temperaturas ambiente de 95 ° F (35 ° C) o menos para funcionar con eficacia.